Categories Menu

¿Estás harto de tu trabajo? es tiempo de cambios.

¿Cuántas veces en los últimos meses te has cuestionado acerca de tu vida laboral actual? y cuando lo haces ¿en que piensas?, si tu respuesta ha sido algo negativo, los síntomas de un inequívoco hartazgo deben ser las inminentes señales de que necesitas un cambio, y honestamente, trabajar bajo una situación de inconformidad tarde o temprano te llevará a un punto insostenible que podría dañar incluso tu salud, así que, ¡atrévete al cambio! has efectiva tu baja voluntaria.

Es un acto de honestidad y salud mental.

Y no, no debes intimidarte por la opinión colectiva de que: “afuera, la situación es muy difícil, hay que cuidar el trabajo”, porque nunca tendrás el valor de dejar aquello de lo que ya no soportas más, y muy probablemente la infelicidad te convierta en una persona resabiada en el futuro inmediato, nada aconsejable ni recomendable, pues recuerda que una mente sin armonía suele ser una puerta abierta de par en par para enfermedades, depresiones, deterioro social, y demás factores que a nadie de nuestros lectores deseamos nunca.

No lo dudes, confía en tus capacidades, recuerda que en este mundo globalizado y neoliberal, el dinero es una herramienta y nada más, una herramienta que además está allí, en circulación, esperando a su pescador, no hay secretos ni la vida laboral tradicional en donde el ser empleado al servicio de otros intereses es la panacea, en realidad ese tipo de ideas te limitan, así que solo es cuestión de fluir y hacer caso a tus intuiciones, seguramente tienen un porqué.

Seguridad en uno mismo, clave del éxito.

En toda disciplina el trabajo mental lo es todo, y en cuanto a la toma de decisiones en escenarios no favorables, un fuerte carácter es necesario; si después de analizar los pros y los contras de dejar tu trabajo o de cambiarlo radicalmente no encontraste nada que te haga cambiar de idea o que lo haga más tolerable, y recalcamos, nada más allá del dinero o de las prestaciones y beneficios económicos que obtienes mes a mes; entonces es menester atreverse a darse de baja voluntaria.

En la baja voluntaria también tendrás derechos y obligaciones, así que es una situación de mejora inmediata por cualquier lado que quieras verlo; una vez afuera y gozando de tu liquidación correspondiente, puedes incluso hacer uso de tu AFORE para solicitar un retiro voluntario que te ayude a cubrir tus gastos mensuales en lo que estableces tu nueva estrategia de ingresos.

Cero arrepentimiento.

Usualmente, aquellos quienes se atreven a cambiar de escenario laboral descubren que no era tan difícil hacerse totalmente responsable de uno mismo, dejar de ser empleado, o ser empleado en una nueva organización; después de unos meses verás el resultado de tus nuevas acciones y podrás determinar si el cambio ha resultado satisfactorio o no; pero en cualquier caso, no debes arrepentirte ni sentirte culpable y debes siempre recordar lo agobiado que te sentías en el momento de querer mandar todo por la borda; el truco ahora es trabajar en lo que has elegido de la mejor manera posible: viendo al frente y sin mirar atrás.