Categories Menu

Poema para niños con Autismo

Nos alcanzó la primera semana del mes de Abril y antes de iniciar cualquier publicación en nuestro portal primero permítanme agradecerles una vez más por visitar nuestra página de poemas románticos. Antes de iniciar la temática del día de hoy los invito a disfrutar de nuestro último post titulado poema para celebrar la vida.

Para los que nos visitan por primera vez nuestra pagina además de compartir poemas de amor, poemas de amistad, poemas románticos, etc. También tenemos un gran sentido social y compartimos material poético de todas las índoles y temáticas posibles.

Hoy 2 de Abril es el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, para los que no conocen muy bien sobre el tema el Autismo es un trastorno mental que afecta a los niños, el cual afecta la comunicación, imaginación reciprocidad emocional, etc. Es por eso que nuestro portal de poemas románticos ha decidido compartir un material dedicado a este síndrome que afecta a tantos niños.

El poema de hoy se titula “Ámame como soy, poema para un niño autista”, si desean compartir este sentido social con nosotros pueden compartir este hermoso poema en redes sociales, un simple gesto de apoyo es una gran muestro social para los niños que sufren de este mal.

Ámame como soy, poema para un niño autista

Ámame como soy

No insistas en que cambie

El tono de mis sueños

Ni para ponerme a la moda…

Ámame como soy…

Misterioso e incoherente.

Obstinado y cariñoso…

Cada día menos ausente

Un poco más presente

Pero experimentado en la soledad sabrosa

Traduce el mundo para mi,

A fin de cuentas, ¿quién es el incoherente?

Pero,

Ámame como soy,

Caminante de trayectos desconocidos

De sonrisa perdida…

La luz que no puede medirse…

La paz no se viste de exigencias.

La paz se desnuda de odios,

Es mística y solidaria con el otro…

Ámame como soy,

Un cuerpo adulto con alma de niño.

Y quien me condena al olvido

No comprende que yo amo a mi manera

Por eso,

Ámame como soy,

Medio gente, medio ángel,

Casi una esencia…

Me duele la vida que no comprendo.

No me olvido de los rostros…

Pero prefiero los detalles de los objetos

Que no me compran y no me instan

A ser lo que no soy

Por favor, ámame como soy,

Medio piedra, medio mar, medio arena…

Medio cielo, medio infierno.

Lo que hizo la genética no me ayudó.

Por eso, ámame como soy…

Medio oyente, medio hablante, casi mudo.

Nada pasional, nada malicioso,

Casi un ser invisible…

Pero, humanidad, ¡ámame como soy!