Categories Menu

Sé como la flor de loto: renace diariamente y supera las adversidades.

La naturaleza nos da las respuestas más inesperadas cuando no creemos que haya algo más allá de nuestra propia mente, nuestra propia esperanza y nuestro propio deseo de seguir avanzando. En lugar de mostrar una realidad monótona y predecible, cada rincón donde la naturaleza crece puede brindarnos una nueva lección sobre lo que significa vivir en este mundo.

En la gran variedad de manifestaciones, especies y fenómenos que produce, encontramos lecciones genuinas sobre cómo abordar la vida, múltiples teorías psicológicas genuinas sin control de variables o análisis de realidad y validez, pero que contienen un mensaje cuya belleza e importancia no se pueden negar.

De este fenómeno interminable e interesante en la naturaleza podemos elegir a la flor de loto, un fenómeno sui generis que se convierte en una emocionante metáfora de la vida contra las adversidades a las que nos enfrentamos todos los días.

Un hermoso lirio de agua.

La flor de loto es un tipo de lirio de agua cuyas raíces están enterradas en el barro y el barro en ríos y estanques. El loto tiene la semilla con mayor vida y resistencia: puede vivir hasta 30 segundos después de florecer sin perder su fertilidad.

Esta hermosa flor se eleva arriba y abajo en el barro en pantanos o marismas, y cuando florece, se levanta del barro. De noche cierra los pétalos por debajo de la superficie del agua, es decir, se cierra para sumergirse en el agua, pero cuando llega el amanecer vuelve del agua sucia, intacta y sin signos de impureza entre sus hojas helicoidales.

Mitología sobre la flor de loto.

La fascinación alrededor de la flor de loto la ha llevado a convertirse en un símbolo fundamental de una variedad de civilizaciones a lo largo de la historia, se considera sagrada y es uno de los símbolos más antiguos, con muchos significados en los países orientales. Sin embargo, también hay varias referencias en el mundo occidental.

En la mitología griega, los lotophages, o los comedores de lotos, eran una raza mitológica que los antiguos griegos identificaron como habitantes de una población en el noreste de África. La leyenda dice que una hermosa diosa se perdió en un bosque, finalmente llegó a un lugar donde había mucho barro, llamado loto, donde se ahogó.

Este espacio había sido creado por los dioses para los seres cuyo destino estaba fallando en la vida, pero la joven diosa luchó durante miles de años hasta que logró escapar. Se convirtió en una hermosa flor de loto, que simboliza el triunfo de la perseverancia en situaciones difíciles.

En el pensamiento budista, la flor de loto sirve como asiento o creencia de Buda o los Budas, lo que indica el nacimiento divino. En el mundo cristiano, la flor de loto es el lirio blanco que representa tanto la fertilidad como la pureza. Tradicionalmente, el Arcángel Gabriel lleva el lirio de castor a la Virgen María.

La flor de loto y su significado para la psicología.

La flor de loto simboliza el poder de la resiliencia psicológica, como la capacidad de transformar la oposición en potencial, psicólogos de la Universidad de Chicago, realizaron varios estudios en los que descubrieron que las personas con personalidades elásticas tenían una serie de características en común: tienden a ser personas con gran determinación, control y orientación a los objetivos.

Esta explicación fue reconceptualizada más tarde con el término resiliencia: la esencia de la personalidad resiliente. La resiliencia a menudo se define como la capacidad de las personas para superar periodos de dolor emocional y grandes adversidades.

La flor de loto llegó a ser una gran metáfora para las personas capaces de plegar el dolor y luego despertarse más tarde en términos de paz, autocontrol y perseverancia.