Categories Menu

Cómo ser una persona mucho más positiva y amorosa

Seamos honestos: vivimos en la negación de nuestra negatividad y a menudo nos preguntamos por qué el mundo es tan cruel e imprudente. ¡Nunca nos cansamos de contarle a todos, lo difíciles que están las cosas en el mundo, arce del clima tan horrible que hay, etc.!

Si bien la positividad es un estado mental, la respuesta está en nuestra perspectiva. Sabemos que la vida no es tan sencilla como si fuera un cuadernillo de Citas positivas; sin embargo hay algunos aspectos que deberíamos considerar y que nos ayudarán para tener una actitud mental alejada de lo negativo:

Ten el deseo de cambiar:

Lo primero es que para convertirse en una persona positiva, uno debe tener un fuerte deseo de ser positivo. Y el deseo vendrá solo si estás convencido de que convertirte en una persona positiva mejorará la calidad de vida. La positividad es como un aura que te acompañará y te puede incluso abrir puertas que parecían muy cerradas.

Ser realista:

No intentes convertirte en un santo. Convertirse en una persona positiva no significa que nunca puedas tener una emoción negativa o encontrarte con una situación negativa. Es la actitud general lo que importa.

Experimentar:

Sé un observador entusiasta. Usa los incidentes de la vida cotidiana para ver cómo puedes manejarlos de una manera más positiva. Estos servirán como instancias perfectas para que tu perspectiva sea más positiva. Para empezar, considera cómo podrías haber manejado mejor una situación siendo menos hostil y más indulgente.

Habla y lenguaje corporal:

Trata de hacer de las palabras positivas una parte de su modo de hablar diario, y trabaja en tu lenguaje corporal de manera tal que resulte amable y accesible. Ríe cuando algo es divertido, felicita cuando alguien haya comprado algo nuevo, y da a otros la oportunidad de narrar su lado de la historia. Nunca pienses que eres el único interesante y conocedor.

Realiza actividades:

No permanezcas inactivo y meditabundo. Emprende actividades positivas con otros o en forma aislada; eso te llenará de energía positiva. Realiza lecturas que favorezcan a tener tu mente mucho más limpia, un compendio de Citas de la vida, podría abrirte la perspectiva a nuevo conocimiento mucho más libre de negatividad.

Tómalo con calma:

La vida cotidiana te dará sorpresas. Debes estar preparado para minimizar el impacto y minimizarlo. Por ejemplo, es posible que te molesten demasiado todos los días mientras conduces al trabajo o intentas estacionar tu automóvil. Cuando aceptas de que hay algunas cosas no se pueden cambiar, te sentirás más cómodo contigo mismo y con los demás.

Aprende yoga:

Con la ayuda de las asanas yóguicas, controlas tu respiración y, a través de ella, controlas tu mente para que no deambule. Cada vez que haces yoga, sientes una oleada de energía positiva a través de tu cuerpo que calma tus nervios, calma tu mente, mejora tu estado de ánimo y, sin mencionar, mejora tu nivel de tolerancia.

Agradece

Gracias a Dios, gracias a sus padres, amigos, y muchas gracias por todo el arduo trabajo que hicieron, por todo lo que lograron, eso es generar aspectos positivos de la vida.

Prueba estos métodos y te sorprenderán los resultados en tu energía y sobre todo en tu salud mental.