Categories Menu

La Revolución Mexicana para dummies

México es conocido a nivel mundial por sus tacos, su mariachi, sus calaveras de día de muertos y la curiosa forma de hablar de los habitantes de los barrios populares de la capital; sin embargo, el país tiene más sorpresas que puede sacar del sombrero, como la celebración del día 20 de Noviembre: La Revolución Mexicana.

Causas e inicio.

La Revolución Mexicana es la historia de la caída del poderoso dictador Porfirio Díaz, que estuvo en el poder durante 35 años, movimiento armado que comenzó en 1910 y terminó en 1920/1928, dependiendo del evento que se denomine como final.

Después de un largo periodo de Díaz como líder, la insatisfacción del pueblo se intensificó durante las elecciones de 1910, el descontento era enorme, básicamente porque Díaz era incapaz de satisfacer las necesidades de toda la población, pues se centró en la industria en el país, y el dinero se gastó generalmente en la parte rica de la población.

La educación fue dada solo a algunos dueños de propiedades, mucho dinero también fue para compañías extranjeras. La gente en México quería un cambio, y cuando se sospechó que Díaz estaba realizando un fraude electoral, fue motivo suficiente para hacer que la ira atravesara a la subclase mexicana.

Durante el conflicto.

Varios grupos rebeldes diferentes lucharon contra Díaz al mismo tiempo, uno de los grupos era un movimiento campesino dominado por los indios y dirigido por Emiliano Zapata, este grupo se rebeló porque el gobierno de Díaz durante un largo período había permitido que grandes agricultores e inversores extranjeros compraran tierras perdidas, y la mayoría de estas áreas eran de los indios. La rebelión tenía mucho de personal porque Díaz ganaría dinero en los territorios de los indios.

Otro grupo rebelde fueron los granjeros más favorecidos, liderados por Franciaco ‘Pancho Villa’, quien se rebeló en el norte. Finalmente, la oposición burguesa bajo el propietario Francisco I. Madero también temía que Díaz no pudiera solucionar los problemas y que el comienzo de la revolución fuera más amplio.

Al mismo tiempo, hubo una lucha de élite por el poder del país, Díaz se sintió amenazado y respondió con la cárcel a Madero en los Estados Unidos, sin embargo, Madero logró vencer a los oponentes en batalla; Díaz se retiró en el exilio después de solo cinco meses.

La caída de Díaz condujo a una lucha de poder entre los diversos grupos rebeldes, un nuevo gobierno eligió a Madero como un nuevo líder, pero no era muy popular entre la gente, sus seguidores creían que la revolución no había sido alcanzada y él no apoyaba a los seguidores del antiguo régimen, como consecuencia, Madero fue asesinado en 1913.

Otro nuevo líder, Venustiano Carranza, se abrió paso al poder y formó una nueva constitución en 1917, más cuando, en 1920, preparó una nueva elección, su oponente Álvaro Obregón tomó la vida de Carranza y se convirtió en un nuevo líder en el país, a hurtadillas. Aunque causó gran descontento, logró aferrarse al poder y formó el partido PRI, que gobernó el país durante los siguientes 70 años. Una razón importante para que el gobierno se mantuviera estable fue que permitió que los generales restantes dejaran sus fuerzas personales y apoyaran a un ejército mexicano común.

El resultado.

La Revolución Mexicana, celebrada el 20 de Noviembre de cada año, fue caótica y con muchos cambios de poder, cuando un dictador se desfondó, otro se hizo cargo y muchos de los líderes abusaron del poder. Se formaron varias agrupaciones diferentes, y el país estaba inmerso en una gran división.

En 1917, México recibió una nueva constitución con leyes sobre derechos sociales, y se le dio al estado el deber de educar a las personas. También se fundó un partido político, el Partido Revolucionario Nacional (hoy PRI) que se ha centrado en la industria y el petróleo, y se ha llevado a más de la mitad de la vida productiva de la población a la Ciudad de México, mientras que la población rural es mayormente pobre.