Categories Menu

Poemas de amor intensos

Poemas de amor

Un placer de nuevo en compartir con todos nuestros lectores en éste su portal de poemas románticos. Una vez más compartiremos con ustedes un poema de amor sumamente exquisito, el cual estoy seguro que muchos se identificarán con tan fino y delicado trabajo. El poema de hoy se titula “Todo sea por el amor”,  escrito por Gioconda Belli, famosa poeta y escritora nicaragüense.  Este poema expresa de una forma muy cruda y directa los sentimientos de la autora, características muy comunes en muchas de sus obras. Dichas particularidades han llevado a Gioconda Belli a ser un símbolo de la literatura del país de los lagos y volcanes.

Si eres un amante de la poesía fuerte, vivas y apasionada; no cabe la menor duda que éste poema de amor cautivará lo más profundo de tu alma poética. Espero que disfruten este bello poema tanto como yo lo e hecho, no olviden en dejar sus comentarios y opiniones que siempre estamos pendiente a la voz de nuestros lectores.

Poema Todo Sea Por El Amor de Gioconda Belli

Tantas cosas he hecho por vos
que tengo que cuidar
que su recuento no te suene a reclamo;
porque todo ha sido hecho en virtud del amor
y los relámpagos y ciclones que solté
de la caja de Pandora
que un día me pusiste en las manos
sí es verdad que han dolido,
que muchas veces me han arrancado piel de la raíz
y me han hecho buscarme el corazón
con miedo a no encontrar su pasito de soldado
han sido mi propia, soberana decisión,
mi perdición, mi gozo,
por los que me he conocido más mujer
capaz de escaladas, acrobacias,
tenacidad de burra rentada,
por los que he recorrido sendas ignotas,
mareada por el olor tan cercano de la felicidad
y te he buscado detrás de gestos y puertas
y hasta de la manera de abandonar tu ropa
y cuando te he encontrado
me he abierto de par en par
como jaula repleta de ruiseñores
y he sabido también cómo se siente
tener un astro deslumbrante en las entrañas.
No quiero, pues, equivocarme con reclamos;
me hago responsable del sol y de la sombra,
pero, ay amor, cómo me duele
que estando yo en tu espacio
como estrella errabunda
fieramente colgada por vos en tu Universo,
no me hayás descubierto el resplandor;
no me hayás habitado,
tomado posesión de mi luz
y sólo te hayás atrevido
a palparme
-como un ciego-
en la oscuridad.