Categories Menu

Sencillos Deseos de Gioconda Belli

Gioconda Belli

Como siempre es un gusto darle la bienvenida a su portal de poemas románticos. Espero hayan sido de su agrado el bello poema de Pablo Neruda el cual llevaba por nombre “Jardin de Invierno”, así como el otro precioso poema romántico titulado “Cuando cierro mis ojos” de la autora Abigail Pearson. El día de hoy les compartiremos un poema que lleva por titulo “Sencillos deseos” de otra autora muy famosa como es Gioconda Belli.

Gioconda Belli (1948) es una poetisa y novelista nicaragüense que goza de amplio reconocimiento internacional, así como de muchos galardones  de gran valor en el mundo literario. El poema que a continuación les traemos es uno que encierra gran pasión así como erotismo, una característica que Gioconda Belli ha desarrollado desde el inicio de su carrera en el mundo de la poesía. No tengo duda alguna les será de mucho agrado compartir “Sencillos deseos” con sus amigos en cualquier platica con sentido literario.

De ante mano les agradecemos por sus comentarios y opiniones tanto aquí en su portal de poemas románticos, así como los que envían tambien en nuestra fanpage en Facebook. Saludos y bendiciones.

 “Sencillos deseos

Hoy quisiera tus dedos escribiéndome historias en el pelo
y quisiera besos en la espalda
acurrucos
que me dijeras las mas grandes verdades
o las mas grandes mentiras
que me dijeras por ejemplo
que soy la mujer mas linda del mundo
que me querés mucho
cosas así
tan sencillas
tan repetidas,
que me delinearas el rostro
y me quedaras viendo a los ojos
como si tu vida entera dependiera de que los míos sonrieran
alborotando todas las gaviotas en la espuma.
Cosas quiero como que andes mi cuerpo
camino arbolado y oloroso,
que seas la primera lluvia del invierno
dejándote caer despacio
y luego en aguacero.
Cosas quiero como una gran ola de ternura
deshaciéndome
un ruido de caracol
un cardumen de peces en la boca
algo de eso
frágil y desnudo
como una flor a punto de entregarse a la primera luz de la mañana
o simplemente una semilla, un árbol
un poco de hierba
una caricia que me haga olvidar
el paso del tiempo
la guerra
los peligros de la muerte.