Categories Menu

Trucos para bajar de peso después de navidad

Las personas a menudo confunden la sed con hambre, por lo que la próxima vez que tengas ganas de comer algo, primero bebe agua. ( También puede confundir estas otras cosas con el hambre ). Beber también te ayuda a sentirte satisfecho. Algunos expertos sugieren beber agua (o té helado) justo antes de sentarse a comer. Como éste, vamos a darte algunos otros trucos que puedes poner en práctica  para bajar de peso después de las fechas decembrinas, así que pon atención y anota cada una de ellas.

Establecer metas realistas

Se puede perder un kilo por semana como máximo. Los principales programas de pérdida de peso recomiendan detenerse después de los primeras 5 kilos libras y mantener esa pérdida durante aproximadamente seis meses antes de tratar de perder más.

Para ello es recomendable siempre tener una báscula disponible que nos permita llevar el control de la pérdida de peso de una manera efectiva. Las básculas digitales tanita siempre van bien para tal objetivo, lleva tus metas por caminos reales para que puedas tener una buena pérdida de peso.

Cuenta hasta 10

Los estudios sugieren que el deseo promedio dura solo unos 10 minutos. Por lo tanto, antes de ceder a tu impulso, configura tu temporizador mental para un tiempo de espera de 10 minutos. Usa el tiempo para abordar un elemento en tu lista de tareas pendientes.

Come más seguido

Las personas que han mantenido su peso por más años tienden a comer un promedio de cinco veces al día. Las comidas ligeras y frecuentes limitan tu apetito, aumentan tu energía, mejoran tu estado de ánimo e incluso aceleran tu metabolismo, ya que el proceso de digestión en sí mismo quema calorías.

Comienza con 10%

Las personas que comienzan centrándose en lograr solo el 10% de su objetivo de pérdida de peso de largo alcance pueden tener la mejor posibilidad de éxito final. Perder esas primeras libras produce las mayores ganancias de salud también, ya que la grasa abdominal suele ser la primera en caer y es la más peligrosa.

Quita un tercio

Cuando salgas a cenar, reduce la tentación de limpiar tu plato dejando de lado un tercio de tu comida. Pídela para llevar y úsala  para almorzar al día siguiente. Intenta servirte un tercio menos en casa también. Esta simple táctica podría restar más de 500 calorías por día.

Sube tu proteína (un poco)

La investigación sugiere que la proteína prolonga la sensación de saciedad mejor que los carbohidratos o las grasas. La proteína también requiere unas pocas calorías más para digerir. Solo no te pases de la raya.

Haz sustituciones inteligentes

Busca alternativas nutritivas bajas en calorías a golosinas azucaradas y con alto contenido de grasa. Prueba uvas congeladas en lugar de dulces. Usa palomitas de maíz en lugar de frituras. Sumerge fresas frescas en salsa de chocolate sin grasa para un sensual placer de chocolate.

Tener un “plan de fiesta”

Cuando asistas a una fiesta, ofrece llevar un platillo y llega armado con vegetales frescos picados y un guisado bajo en grasa, o cualquier otro refrigerio bajo en calorías, con ello podrás llevar la fiesta sin culpas

Piensa positivamente

Los expertos señalan que la baja autoestima es una causa importante de comer en exceso. Entrénate para enfocarte en tus mejores puntos en lugar de tus puntos débiles.