Categories Menu

Un dicho y un adiós

Un dicho y un adiós

Continuando esta ardua jornada literaria en su página de poemas románticos,  les compartimos una obra muy interesante que lleva por nombre “Un dicho y un adiós” de escritor y poeta anónimo, nos muestra múltiples  versos de amor describe un amor que se tuvo y al cual se le dijo adiós por las circunstancias de la vida, creo que muchos han pasado por esta situación lo cual hará que se identifiquen con el poeta. Este poema puede ser ideal para dedicárselo a esa persona con la cual tenemos pena de abordarla directamente, pero que con un poema se aclararían nuestros sentimientos hacia ella.

Esperamos que el poema “Un dicho y un adiós” haya sido de su total agrado.  Les deseamos muchos éxitos en este nuevo mes que se aproxima y los invitamos a que sigan visitando día a día su portal de poemas románticos. No obstante antes de irnos, les recomendamos ver estos dos poemas tiernos: Te entrego mi amistad, Eres tú.

 

Un dicho y un adiós

Al oir que te marcharás,
sentí tristeza y despecho.
Al oir tus palabras resentidas,
sentí dolor por la estaca en
mi pecho.

Sé que te marcharas,
que no te veré más.
Sé que ya no te importo,
de una manera soberbía
y egoísta lo has mencionado.
Y, aún en mi pecho,
sigue esa estaca que me has
clavado.
Oí tus palabras crueles 
hacia mí,
no las soporté, y lloré…
Lloré lagrimas de tristeza,
de ver que realmente,
estoy fuera de tí.

Ya tengo el motivo,
para no seguirte.
Ya me diste el empuje,
para olvidarte.
Ya no séra necesario
que me escuches.
No me quieres oír,
no me quieres hablar,
tu ignorancia me acaba 
cada día más…

Tu orgullo, quizás…
quiso decir esas palabras crueles.
como yo lo dije.
Dije que te odiaba,
porque quise que lo escucharas…
aunque no sé si haya 
llegado a tus oídos,
sólo sé, que sientes lo mismo.

Ya está realizado,
ya los hechos fueron
escuchados.
Ya no sufriré 
por lo que no sé,
ya tendré que seguir en pie.
Bastante tiempo atrás,
no te importaba.
bastante tiempo atrás,
estuve cegada.

Pero sé, que te irás.
que no te veré jamás.
Lo único que queda,
es saberlo…
Saber que te podré olvidar.
A pesar de los dichos,
a pesar de tu dicho egoísta,
que mi muerte ni siquiera 
te importara.